Nous utilisons des cookies, afin de personnaliser les contenus et les publicités et d'analyser les accès à nos sites internet. En outre, nous transmettons des informations sur ton utilisation de nos sites internet à nos partenaires pour e-mails, publicité et analyses. Voir détails

Pasos perdidos (Con cariño a mi admirado amigo Julio Segura)

Pasos perdidos (Con cariño a mi admirado amigo Julio Segura)

5 008 83 Galerie

A ras de suelo


Free Account, Barcelona

Pasos perdidos (Con cariño a mi admirado amigo Julio Segura)

Como toda ciudad árabe y milenaria, Marrakech tiene su Medina, la ciudad antigua que queda intramuros. Dentro de ésta encontramos la Mellah que es el antiguo y otrora próspero barrio judío; la Kasbah, un barrio fortificado dentro de la misma fortificación; los zocos bulliciosos y abarrotados donde poder mercadear y un sin fin de barrios donde las callejones llamados derb se pierden unas en otras como matriuskas metidas unas dentro de otras que crees que no tienen nunca fin, hasta que quedas sin salida y has de regresar por donde has venido. La Medina está huérfana de luz, que no penetra apenas en sus estrechas calles, pero compensa la falta de ese sentido incrementando los otros y se huele y se oye, para bien y para mal, más que en ningún lugar que haya visitado. Has de verla de lejos o desde arriba para captar su arenosa rojez, su luz de candilejas de teatro donde se representa un día y otro también el drama de la vida sin ensayos ni apuntador.
Marrakech sería el principal argumento de los creadores de la teoría del caos y de cómo de la absoluta anarquía pueda surgir una ciudad con cierto orden, nunca demasiado o perdería su encanto. Ciudad de contrasentidos, un oasis con palmeras y agua, pero seco y estresante; un zoco donde nada se da por nada, donde la primera mercadería eres tu mismo; una cueva de Ali Baba sin tesoro dentro, solo baratijas; una muralla de barro con las puertas abiertas y sin guardias, un cielo donde las nubes y las estrellas están en el suelo. No es fácil de explicar porque allí casi nada se puede revelar, como si los envolviera un oscuro y antiguo secreto y si quieres que te lo cuenten has de pagar por ello; es una ciudad que vive en un maravilloso contrasentido y no me refiero solo a la circulación que no tiene dicho sentido ni tampoco el contrario mientras te encuentras a ras de suelo. Es arriba, es dentro, en sus maravillosas terrazas donde uno descubre las explicaciones que buscaba, donde todo lo que tiene importancia ocurre, donde se desvelan los secretos según vas subiendo escalones. Ahí, en sus terrazas, sabes porque has venido y para que.



"Siempre acabamos llegando a donde nos esperan".
El viaje del elefante (José Saramago)
Buen viaje y hasta pronto.

Commentaire 81

Mots clés

Information

Section
Vu de 5 008
Publiée
Langue
Licence

Exif

APN NIKON D80
Objectif ---
Ouverture 8
Temps de pose 1/60
Focale 20.0 mm
ISO 320

Prix

Galerie 13/02/2014
64 Pro / 36 Contra

Favoris publics